Aves de Pinoso.2 - Informacion de Pinoso. Noticias diarias de Pinoso

Vaya al Contenido

Aves de Pinoso.2

Cultura
300515 ESCRIBANO TRIGUERO (Emberiza calandra)

El triguero es un pájaro de presencia común en los medios abiertos, con herbazales y matorrales. Algo mayor que un gorrión (mide unos 17-18 cm de longitud y 32 cm de envergadura) y aspecto vagamente parecido a una hembra de esta especie o algunos aláudidos. No posee dimorfismo sexual, siendo ambos sexos similares. Es un pájaro robusto, con la cabeza ligeramente grande, donde destaca un pico corto y robusto, que nos habla de su alimentación, basada en granos y semillas, aunque complementada con insectos y otros invertebrados durante el periodo reproductor. Presenta una coloración general pardusca, con abundantes rayas en la espalda, pecho y flancos. Es una especie característica de terrenos abiertos, principalmente campos agrícolas de tipo cerealista, herbazales, prados, campos de alfalfa, e incluso en zonas de este tipo intercaladas con matorral, asi como campos yermos y eriales; también en campiñas, dehesas e incluso penetra en saladares, rarificándose en zonas montañosas y desaparece de éstas sobre los 1.300 metros de altitud.

En Europa está presente en centroeuropa, si bien no alcanza los paises del norte. En España es una especie común en la Península, así como en Baleares y Canarias. De todos modos, falta en grandes zonas de los Pirineos, cornisa cantábrica y Galicia, con las mayores concentraciones en cultivos herbáceos, tanto de secano como de regadío. SEO.BirdLife en 1.997 estimaba una población de entre 1.440.000 y 4.300.000 parejas reproductoras. En la Comunidad Valenciana es un pájaro común y principalmente sedentario, bien repartido por toda la Comunidad, así como en la provincia de Alicante, aunque puede faltar en pequeños sectores con un hábitat no adecuado, por ejemplo medios muy forestados. En Alicante aparece desde el nivel del mar hasta zonas bastante altas, por ejemplo en la sierra de Aitana.

Durante la primavera, los bandos invernales se disgregan, ocupando las parejas pequeños territorios de una amplia diversidad de espacios abiertos. En estos medios destacan los cantos poderosos, chirriantes y monótonos, pero agradables, de los machos de Triguero, emitidos desde diversas perchas destacadas: postes, matorrales, la copa de algunos árboles, cercados e incluso los cables del tendido eléctrico y telefónico; de vez en cuando echan a volar mostrando un vuelo lento, tembloroso, con las patas colgando, no siendo raras las persecuciones y peleas con otros ejemplares que puedan penetrar en su territorio. Los machos comienzan a cantar a principios de marzo, aunque ocasionalmente pueden incluso oirse en días cálidos del invierno. Sitúa su nido en el suelo, muy bien escondido entre la hierba, donde deposita de 3-6 huevos que incuban unas dos semanas. Pueden realizar segundas puestas.

Tras la reproducción, los trigueros se tornan gregarios, formando nutridos bandos que se mueven por los campos de cultivo, con frecuencia entremezclados con gorriones y aláudidos, por lo que su presencia puede pasar más o menos inadvertida; ésto es lo que ocurre en los campos de cultivo (principalmente de alfalfa) que rodean El Hondo y entre éstos y las salinas de Santa Pola, aunque no son difíciles de detectar cuando entran y salen de las charcas del Hondo, a donde acuden periodicamente para beber. Aunque la mayoría de los trigueros permanecen en la península Ibérica después de la nidificación, parece producirse una menor presencia invernal, con aves que permanecen, otras que realizan movimientos dispersivos y movimientos altitudinales de las aves que crian en las zonas montañosas y más duras climáticamente. De todos modos, también se produce un flujo de ejemplares a través del estrecho de Gibraltar: otoñal en los meses de octubre y noviembre de trigueros que pasan al norte de África, así como primaveral entre mediados de febrero y mayo, de aves que regresan de África. Asimismo, aves centroeuropeas vienen a invernar a la península Ibérica.

En Pinoso, el triguero es un pájaro común, presente en aquellas zonas con un hábitat propicio. Donde le veo con más frecuencia y algo más abundante es en el humedal del Prado, donde aparecen herbazales y juncales que le son propicios, así como en el entorno del saladar del Rodriguillo. En invierno, se ven grupos más o menos numerosos que acuden a dormir al humedal del Prado, con un máximo de 100 ex. el 19 de enero de 2013.
15 Febrero 2015 AGACHADIZA COMÚN Gallinago gallinago

Es una ave limícola, dotada de un plumaje supermimético, con manchas y listas pardas, negruzcas, leonadas y blancas, que le camufla perfectamente entre la vegetación palustre. Además, cuando detecta algún peligro, la agachadiza se apona, se agacha y se queda completamente quieta. Si el peligro se acerca demasiado, huye con un rapidísimo vuelo, zigzagueante y quebrado. Posee un pico recto y superlargo, que le permite sondear los fangales y barrizales en busca de gusanos y lombrices así como otros invertebrados que pueblan fangos y limos de los medios acuáticos que frecuenta. Mide unos 25-28 cm. de longitud y una envergadura de 42-43 cm. Aunque no es un ave particularmente gregaria y no forma bandos, pueden concentrarse buen número de ejemplares en zonas adecuadas, ricas en alimento.

Algunos de los nombres vernáculos recogidos en el libro “El nom popular dels ocells al migjorn valencià”, de Fidel, L., Bataller, V., Tormo, Beltran, V. y Segura, C. Alacant. 2014., con ilustraciones de Lluís Sogorb, son bequeruda, picorua, agachadiza o becacina.

La agachadiza es un visitante invernal desde sus zonas de reproducción situadas en el centro y norte de Europa, aunque algunas aves (50-75 pp, SEO.BirdLife 2003) también crian en zonas del norte de España (sur de Ourense y sistema central) en pastizales húmedos, juncales y cenagales de media montaña. El cortejo nupcial de los machos pasa por realizar cantos desde posaderos destacados y la realización de vuelos sobre el territorio de reproducción. Anida en las proximidades de zonas encharcadizas o praderíos húmedos, ubicando su nido en el suelo, aunque bien escondido entre la vegetación, donde deposita 4 huevos que incuban durante 18-20 días. Los pollos al nacer presentan un plumón sumamente críptico que les camufla con facilidad y además son nidífugos, abandonando rápidamente el nido, escondiéndose en las proximidades; tras 20 días más ya serán capaces de volar y adquieren un plumaje ya muy parecido al de los adultos.

La invernada en la península ibérica se concentra principalmente en las costas cantábricas y atlánticas, así como en la costa mediterránea y lagunas y ríos del interior peninsular; por ejemplo, para Doñana se estima una invernada entre 20.000-40.000 aves.

Buen número de estas agachadizas invernantes recalan en los grandes humedales del sur de Alicante, principalmente en los Parques Naturales de El Hondo y las salinas de Santa Pola, especialmente en aquellas zonas de aguas someras y fangosas. También invernan en el norte provincial, en la Marjal de Pego-Oliva. De todos modos, algunos ejemplares pueden aparecer en humedales de menor entidad, como el Clot de Galvany o las márgenes del río Segura, cerca de su desembocadura y otros...Aunque no es fácil de censar ya que son pájaros de plumaje críptico, en general difícil de observar, en noviembre de 2001 se registra al menos un centenar de agachadizas en el Fondet de La Senieta, pequeño humedal situado junto al Altet. Estas aves suelen llegar a partir de finales de agosto y permanecen hasta finales de marzo o mediados de abril.

En Pinoso, tan solo unas pocas observaciones en el canal del saladar del Rodriguillo, tanto en periodos migratorios: 1 ex. el 24-XI de 2012 y 15-XI de 2014, como en invierno, por ejemplo 1 ex. el 8 de febrero de 2015. Tampoco sería excepcional alguna observación puntual en el humedal de El Prado, que también presenta un hábitat idóneo para estas aves.
11 de Enero 2015 GALLINETA COMÚN o POLLA DE AGUA Gallinula chloropus


Se trata de una especie claramente ligada a los medios acuáticos: humedales, pantanos, balsas de riego, ríos, acequias y otras zonas encharcadizas, siempre que presenten una buena cobertura de vegetación palustre en las orillas; además es poco exigente respecto a la calidad del agua (como, por ejemplo, veremos aquí en Pinoso). Posee un tamaño de 33 cm. de longitud y unos 52 cm. de envergadura. Su coloración es negra con una banda blanca en los flancos y también son blancas las plumas de debajo de la cola, que mueve a menudo arriba y abajo. Pico llamativo de color rojo, con la punta amarilla, y sus patas son de color verde (a ello alude el nombre valenciá de peuverd); los jóvenes e inmaduros son pardooscuros. Pertenece a la familia rallidae, que engloba otras aves como polluelas, fochas o calamón. Es un ave tímida y huidiza, que corre a esconderse al interior de la vegetación palustre a la más mínima señal de peligro. Su alimentación es omnívora, aunque principalmente vegetal, consumiendo diferentes plantas acuáticas, aunque también acude a forrajear a los campos próximos; asimismo incluye diferentes invertebrados acuáticos en su dieta. Nadan bien e incluso pueden zambullirse para escapar de algún depredador, así como levantar el vuelo corriendo sobre las aguas someras, mostrando un vuelo rápido y bajo que les llevará rápidamente a un abrigo para ocultarse.

Varias subespecies se extienden por todos los continentes, salvo Australia. Por su parte, en Europa ocupa casi todo el continente con excepción de Islandia y las regiones más norteñas. Asimismo, en España, está ampliamente repartida salvo en aquellos hábitats no adecuados para la especie. También aparece en Baleares y Canarias. Algunas aves centroeuropeas llegarían a la Península para pasar el invierno así como ejemplares del norte de España y de la España atlántica podrían invernar en zonas más cálidas del interior peninsular, de la costa mediterránea y de la costa atlántica andaluza. De todos modos, la mayoría de la población ibérica es claramente sedentaria.

Realizan 2-3 puestas a lo largo del periodo reproductor, construyendo nidos de vegetación acuática, bien camuflados y situados cerca del agua. Las puestas pueden ser de hasta 10-12 huevos, que incuban durante 20-22 días, tras lo cual nacen los pollos que son alimentados y atendidos por los padres durante 40-50 días más.

En la Comunidad Valenciana, el censo máximo de parejas reproductoras es de 2097 pp en 2004, censo que probablemente se acerque más a la verdadera situación de esta especie, con las mayores concentraciones en los parques naturales de L´Albufera de Valencia y El Hondo. Como invernante, en 1991 se censa un máximo de 2635 ejemplares.

En Pinoso está presente en el canal que atraviesa el saladar del Rodriguillo, cubierto de un denso carrizal, en un número indeterminado, aunque no menos de 15-20 pp. Realmente es una especie difícil de censar, ya que el número de ejemplares observados no se correlaciona claramente con la población total. En esta zona, de todos modos, no es difícil de observar al aproximarnos a algún tramo con aguas algo más abiertas o con menos vegetación, o bien se puede escuchar su reclamo procedente del interior del cañaveral. Encuentro un nido en abril de 2010 en el lecho del canal, con 4 huevos y tapizado de hojas secas de carrizo, no especialmente oculto pero sí aislado por el agua y el fango. También observo dos ejemplares en el humedal del Prado (con agua y una vegetación palustre formada por carrizo, juncos y tarays) a finales de diciembre de 2015, que podría tratarse de una mínima población ya asentada aquí o bien fruto de algún desplazamiento invernal de estas aves desde el canal del Rodriguillo. 
2 Dciembre'14 CHOVA PIQUIRROJA, Pyrrhocorax pyrrhocorax.  imagines facilitadas por LUIS FIDEL SARMIENTO.
 

Es un córvido de 40 cm. de longitud y 78 cm. de envergadura, similar en tamaño a una grajilla, de plumaje negro brillante, con patas y curvado pico de intenso color rojo. En vuelo, muestra unas anchas y redondeadas alas y una cola relativamente corta y cuadrada, siendo una magnífica voladora, que gusta de hacer piruetas y acrobacias aéreas tanto en el cielo como junto a las cortados rocosos. Es una especie particularmente gregaria, que suele formar grandes bandos fuera del periodo reproductor, y particularmente sedentaria, aunque puede bajar bastante en altura con los rigores climatológicos invernales, así como realizar pequeños movimientos dispersivos las aves más jóvenes. La Chova piquirroja es un ave característica de cortados y acantilados de montaña, preferentemente de naturaleza caliza, los cuales les ofrecen buen número de agujeros para anidar; de todos modos, también puede anidar en acantilados fluviales o marinos, ramblas, así como en ruinas y diversas construcciones humanas (puentes, murallas, torres), canteras, etc. Se reparte por latitudes medias y bajas del Paleártico, desde las Islas Británicas (donde suele anidar en acantilados marinos) , Francia y España hasta China y El Tíbet. En España está bien repartida por toda la península, salvo en aquellos lugares llanos sin cantiles (grandes zonas de Castilla-La Mancha y Castilla y León) o muy forestados. Es particularmente abundante en el sureste, noreste y Pirineos, y de presencia más escasa o fragmentada en la mitad oeste. Los datos de SEO.BirdLife (2003) reflejan una población mínima del orden de 17.000 pp.

Su vida transcurre entre los cantiles y paredes rocosas de las montañas, donde forma colonias laxas o las parejas anidan de forma más o menos dispersa, ubicando sus nidos en oquedades y grietas de dichas paredes, y los desplazamientos para comer en pastizales de montaña, especialmente si cuentan con un aprovechamiento agropecuario extensivo, aunque también baja a los fondos de valle, para forrajear en campos de cultivo abierto, preferentemente de secano, y, sobre todo en eriales, baldíos y barbechos, donde consume principalmente materia animal (sobre todo insectos -muchos escarabajos-, caracoles, arañas y lombrices; incluso alguna lagartija), que captura en superficie o tras escarbar en el suelo con su largo y curvado pico, aunque también puede escarbar en las boñigas del ganado buscando los insectos que medran en ellas. Asimismo, consume semillas silvestres y de cereal e incluso algunos frutillos.

A partir de finales de marzo y abril comienza el celo de las chovas, realizando espectaculares acrobacias aéreas y visitando todos los diversos agujeros y oquedades de los cantiles hasta que eligen uno, donde instalan su nido, formado por un acúmulo de palitos y ramitas, hierba seca y lana, donde ralizan la puesta de 3.4 huevos, cuya incubación se prolonga durante unas tres semanas, tras lo cual nacen los pollos, cuya permanencia en el nido es de algo más de un mes, tras lo cual se incoporan a la vida aérea en compañía de sus padres, y paulatinamente se van formando las típicas bandadas de estas gregarias aves.

En la Comunidad Valenciana es una especie común, ocupando muchas de nuestras sierras más altas. Así, en la provincia de Alicante, la chova piquirroja aparece en la mitad norte, en sierras tan emblemáticas como la sierra de Salinas, las sierras del Cid y del Maigmó, El Cabeçó d´Or, la sierra de Aitana y los escarpes que cierran el barranc de l´Arc, Serrella y Aixortá, así como Bérnia o el Benicadell, Mariola o El Montgó. Asimismo, alguna que otra pareja puede criar en acantilados costeros del norte provincial: cabo de san Antonio y entorno de las calas de La Granadella y del Moraig, en Benitachell. En nuestra Comunidad, las primeras puestas se realizarían a finales del mes de abril, y los jóvenes volarían entre finales de junio y los primeros días de julio.

En Pinoso, encontramos varias colonias asociadas a los montes cercanos: El Monte Coto, sierra de Salinas o las murcianas sierras del Serral o del Carche; de hecho, en la cumbre del Carche se encuentra “la sima de las grajas”, lugar frecuentado para dormir y/o anidar por las chovas piquirrojas. En el Monte Coto, anidan varias parejas, en agujeros situados en los cantiles adyacentes a Las Tres Fuentes o en el barranco de Caseta. Fuera del periodo reproductor forma grandes bandos, donde se agregarían ejemplares que anidan en diversas zonas y sierras del entorno, las cuales podemos ver, tanto volando sobre las zonas más altas (100 ex. sobrevolando y comiendo en una de las vaguadas del Monte Coto el 31 de mayo de 2009), como frecuentado los llanos y campos de cultivo de las zonas bajas, por ejemplo 120 ex. comiendo en los llanos del Culebrón en noviembre de 2011, aunque recuerdo algún otro registro, cuya fecha no he encontrado, de unas 300 aves en la misma zona. Precisamente los desplazamientos de esta masa de negros pájaros no pasa desapercibida, bien visualmente o por el reclamo multitudinario de estos grupos al sobrevolar algunas de las pedanías, especialmente las casas del Culebrón, que son sobrevoladas casi a diario. En esta zona, con viñedos y varios campos abandonados, deambulan estas agrupaciones en busca de una variada miscelánea de invertebrados que consumir.

1-10-14 CULEBRERA EUROPEA (Circaetus gallicus)

Impresionante águila de gran tamaño, con 65 cm. de longitud y 1,70 metros de envergadura, intermedia entre las grandes águilas reales y otras rapaces como busardos ratoneros, aguilillas calzadas y aguiluchos. Sus señas de identidad son unas largas y anchas alas así como una coloración general blanquecina cuando la observamos en vuelo, desde abajo, aunque algunas pueden presentar un babero oscuro y un moteado oscuro variable. El dorso del cuerpo y de las alas es marrón. Cabeza grande, con llamativos ojos de intensos iris amarillos, de situación bastante frontal para facilitar la caza de sus presas. No hay dimorfismo sexual en cuanto a la coloración, pero sí en cuanto al tamaño, con hembras más grandes que los machos.
Quizás el aspecto más curioso de su biología es su alimentación, compuesta de serpientes de diferentes especies (en nuestro medio principalmente culebras bastardas y de escalera, y suele evitar a las víboras) y lagartos (sobre todo ocelados), por lo que para su captura dedica mucho tiempo a planear en las horas más cálidas del día, ya que es el momento en que sus presas están activas, pudiendo alternar frecuentes cernidos para localizarlas mejor. De todos modos, con condiciones meteorológicas poco propicias para los reptiles puede consumir ocasionalmente otras presas no habituales (anfibios, conejos, aves, grandes insectos, escolopendras). Para facilitar la captura de sus presas posee unas patas con dedos relativamente cortos, con garras fuertes y cortas así como tarsos sin plumas, cubiertos de gruesas escamas. Una vez inmovilizada la culebra le detroza a picotazos la cabeza, tras lo cual la engulle comenzando por la cabeza, dejando fuera del pico parte de la cola de la culebra, para que el pollo posteriormente tire de ella para extraerla del buche de su progenitor. Por ello, es fácil ver en vuelo alguna de estas impresionantes águilas, con parte de una serpiente colgando del pico.
Precisamente por la peculiaridad y especificidad de su dieta, estas grandes rapaces son estivales en Europa, teniendo que migrar a África con la llegada del otoño, ya que los ofidios desaparecen con los fríos invernales. En esta época (mediados de septiembre a principios de octubre) del orden de 10.000 ejemplares se concentran en el estrecho de Gibraltar para pasar a África, donde pasarán el invierno (la mayoría de este contingente, sobre un 80 %, son aves ibéricas y el resto aves europeas). De todos modos, gracias a las suaves temperaturas invernales del sur y este peninsular, algunas aves pueden pasar el invierno en estas zonas, ya que sus presas pueden seguir más o menos activas. El regreso de las aves que han invernado en África se produce en los meses de marzo y abril, siendo precisamente durante el mes de marzo cuando comienzan a verse también en Alicante, aunque algunos ejemplares pueden alcanzar la península durante el mes de febrero.

Ocupa toda la península Ibérica, con excepción de Galicia y la vertiente norte de la cornisa cantábrica. Ausente de Baleares y Canarias. Nidifican entre 2000-3000 pp (SEO.BirdLife, 2003). Es una rapaz forestal, cuyo hábitat de nidificación preferente son bosques de pinar mediterráneo, aunque más raramente puede anidar en encinas o alcornoques, desde el nivel del mar hasta los 2000 metros de altitud. Parece evitar los bosquetes-isla así como los sotos de los ríos.

En la Comunidad Valenciana nidifican del orden de 77-86 parejas reproductoras (Urios et al., 1991), que ocupan generalmente zonas del interior de la comunidad, asociadas principalmente a bosques de pino carrasco, aunque también ocupa pinos negrales, rodenos o piñoneros, pero siempre cerca de amplias zonas abiertas con grandes claros, extensas zonas de matorral y campos de cultivo, especialmente de secano, donde pueden encontrar fácilmente a sus presas. Estas pinadas suelen situarse en zonas de monte apartadas o de difícil acceso gracias a la presencia de barrancos o laderas muy empinadas. En pinos maduros de estos bosques sitúan su nido, que no es particularmente grande, y donde hacen puestas de un solo huevo, con un periodo de incubación que dura sobre 45 días y una estancia de los pollos en el nido del orden de 70 días. Los pollos suelen abandonar el nido en la segunda mitad de julio en nuestra Comunidad.

En la provincia de Alicante, se reproducen del orden de 6-9 parejas (Urios et al., 1991) asentadas en zonas del interior, aunque en el sur provincial pueden quedar no excesivamente alejadas de la costa. De todos modos, esta población parece infravalorada, ya que en uno de los últimos trabajos de SEO.BirdLife sobre las rapaces forestales (Palomino y Valls, 2011) se establecen una media de 10.380 territorios seguros para España, de los cuales 680 territorios corresponden al conjunto de la Comunidad Valenciana y, en concreto, de 130 para la provincia de Alicante (territorios no es sinónimo de parejas). Del seguimiento vía satélite de varios pollos marcados en la provincia de Alicante (procedentes de las comarcas del Alto y Medio Vinalopó; uno de ellos de Pinoso) por investigadores de la Universidad de Alicante bajo la dirección del dr. Vicente Urios, se sabe que coincidieron invernando en África subsahariana, en la zona central de Mali, en la cuenca del río Níger.

En la comarca vecina del Alto Vinalopó se estiman 6 pp nidificantes, generalmente asociadas a zonas de montaña (Campos et al., 2001). Por su parte, como ya se ha comentado, una pareja nidifica de forma regular en el término municipal de Pinoso, siendo frecuente la observación de esta curiosa águila en prácticamente todo el término, más habitualmente en el Monte Coto, la sierra de Salinas, El Cabeço o en La Centenera, no solo de ejemplares nidificantes en el término o en localidades vecinas, sino también en periodos de paso, de ejemplares migrantes. Estos movimientos se producen durante los meses de agosto y septiembre; de este modo, José Carlos Monzó y un servidor vemos pasar una pareja de estas aves sobre El Prado el 25 de agosto de 2014, emitiendo sus ásperas y características llamadas, que nos hizo buscarlas en el cielo; también un ave sobre la Centenera a final de agosto de 2014 y el 7 de septiembre una culebrera posada en un poste de la luz, en la falda de la murciana sierra del Serral, a muy poquitos kilómetros del límite del término municipal. Algunos ejemplares pueden moverse más pronto; de este modo, un ave el 25 de julio de 2014 en el sur de Alicante, entre El Hondo y la desembocadura del río Segura. La culebrera en sus movimientos migratorios suele ser un ave solitaria, volar en pareja o junto al joven que han criado, pero no suele formar bandos; si bien, cerca ya del estrecho de Gibraltar, pueden darse pequeñas agregaciones de culebreras o asociarse a otras rapaces migrantes.

Reservados todos los DERECHOS
Regreso al contenido