Ayuntamiento Pinoso - Informacion de Pinoso. Noticias diarias de Pinoso

Vaya al Contenido

Ayuntamiento Pinoso



ACTA FUNDACIONAL


" En la Aldea de Pinoso a doce ce febrero de mil ochocientos veintiséis; D. Alfonso Martínez, Juez Comisionado en virtud de la Real Cédula para dar posesión a esta dicha Aldea, de la exención que se la ha concedido de la jurisdicción que sobre ella tenia la villa de Monóvar para efecto de ponerlo en ejecución, según se manda, pasó a la casa señalada (mediante no haberla de Consejo), asistido de mí el Escribano de la Comisión, de Don Francisco Velasco, y Alguacil de la Audiencia, de los alcaldes ordinarios de está dicha Aldea Juan Ochoa Y Bruno Blanes, única Justicia que hay en la actualidad y otras personas que dijeron ser vecinos de la expresada Aldea, así todos juntos, a la vista del Pueblo que con asía deseaba presenciar el acto, para lo cual fueron convocados a son de tambor y campana bolcada, mando dicho Sr. Juez, habiendo antes tomado el asiento preeminente, que por mí el Escribano se leyere, con efecto se leyó en voz inteligible le y a la letra, la citada Real Cédula de Comisión y Privilegio de Villazgo y exención de jurisdicción que va por cabeza de estos Autos y oído y entendido por todos los concurrentes vecinos de esta nominada Aldea, dijeron:


La obediencia con el respeto y veneración debida como a Carta de su Rey y Señor natural y a una voz de todo el Pueblo, con muchos vivas a S.M., dijeron las más debidas gracias por las honras y mercedes que se ha dignado concederles la eximiéndolos y liberándolos de la Jurisdicción de la Villa de Monóvar, con jurisdicción Civil y Criminal, alta, baja, mero mixto imperio, estando prontos a tomar la posesión que se les manda dar; y a consecuencia de todo, el nominado Sr. Juez, usando de su Comisión y facultades que se le confieren y atendiendo a que en conformidad a la costumbre y planta de Gobierno establecida en este Reino de Valencia, se hallan elegidos para que sirvan, como en efecto sirven en la actualidad, en calidad de Alcaldes primero y segundo ordinarios, JUAN OCHOA Y BRUNO BLANES, única Justicia de este Pueblo, electos por la de la Villa de donde se eximen y con la aprobación e la Real Audiencia, el nominado Sr. Juez, usando de su Comisión, mando que por haberse elegido en Villa esta dicha Aldea, se le propusiese a la Real Audiencia de Valencia, con arreglo a lo mandado por S.M. en la Real Cédula de diecisiete de Octubre de mil ochocientos veinticuatro, en lo sucesivo, personas beneméritas, para servir los oficios de Alcaldes ordinarios, proponiendo tres sujetos, según la costumbre antigua de estos Reinos; en su consecuencia, de común acuerdo, propusieron para Alcalde primero a BRUNO BLANES, Juan Ochoa y Luis Salinas, y visto por el Sr. Juez, eligió para Alcalde primero ordinario, al referido BRUNO BLANES, para que en virtud de lo mandado en el Real Privilegio, ejerzan la jurisdicción ordinaria en está ya Villa y sus términos, generalmente comprendiendo (falta una línea que no puedo descifrar), continúo con la legible: Término de esta Villa, mediante los muchos caseríos se hallan dispersos de él, dando cuenta a los Alcaldes ordinarios de cuanto ocurra.


A Presencia de todos y de mí el Escribano, el nominado Sr. Juez tomó y recibió juramento que solemnemente hicieron por Dios Nuestro Señor y a una señal de Cruz, de que cumplieran fielmente y bien, con la obligación de sus oficios, defenderán la Real Jurisdicción que se les encarga, el misterio de la Inmaculada Concepción de María Santísima Señora Nuestra y los sagrados Derechos del Rey Nuestro Señor y sus legítimos Gobiernos, en fuerza de lo cual, los hubo por legítimamente electos, con la calidad de que presentando testimonio de esta lección obtenga la aprobación correspondiente del acuerdo, de la Real Audiencia de Valencia, como lo acostumbran en las demás Villas de estos Reinos y con esta circunstancias, les dio la posesión Real, actual Civil y Criminal, alta, baja, mero mixto imperio en primera instancia, para que así los dichos oficios nombrados, como los que en adelante le sucedieren, libre y privativamente, puedan ejercer en esta ya Villa y territorio que se les señalare y amojonare, la jurisdicción que por S.M. se les concede, conociendo de cualquiera causas y negocios, Civiles y Criminales que al presente tengan pendiente y en adelante hubiese en ella y se tratasen por sus vecinos y cualesquiera otras personas que asistan o residan en su territorio jurisdiccional o se sometieren a él en cualquier manera, pues desde ahora, para siempre ha de quedar u queda Villa, eximida con jurisdicción por si y para sí como lo están las demás que gozan de igual privilegio en estos Reinos y Señoríos, sin que la de Monóvar, su Alcalde Mayor ni ordinario ni Ministros ni Oficiales de Justicia, que son do fueren de ella, se pueden entrometer ni entrometan a usar en el territorio jurisdiccional de esta nueva Villa, la que antes usaban, pena de incurrir en las impuestas por Derecho a los que ejercen jurisdicción en territorio ajeno, quedando las apelaciones de los Autos y Sentencias que dictaren o pronunciaren, a los Tribunales Superiores donde corresponda y comunes con la dicha Villa de Monóvar, los pastos y aprovechamiento en la misma forma que hasta ahora lo han estado y en cuanto a los censos que con ella tuviere en comunidad, los paguen y se descarguen y repartan con la debida proporción, a él término que se les señalare, sin que pueda en ello hacer novedad, por ser todo conforme a el mismo Real Privilegio, el que en las demás partes comprendiese mandara ejecutar por los sucesores, con cuyas premisas los mencionados Ministros y Oficiales de Justicia, ya juramentados cada cual por lo que así toca, aceptaron la posesión que por dicho Sr. Juez se les ha dado, y en su virtud, entregó la vara de Justicia, colocando a él Alcalde y demás en los asientos que les correspondía, haciendo todo los actos de posesión correspondientes, como fueron el echar de las Casas donde se celebró el Consejo, a algunas personas, abrir cerrar las puertas, cuya posesión tomaron quieta y pacíficamente, sin contradicción alguna.


El dicho Sr. Juez, continuando en el uso de (falta una línea imposible de leer) continuo en la próxima que dice: impuso pena de presión y de doscientos ducados aplicados por mitad a la Real Cámara y por gastos de Justicia, sin perjuicio de las demás impuestas por Derecho, a cualquiera persona que los inquiete o perturbe en ella y de todo pidieron testimonio para su resguardo, con lo cual se concluyó este acto, a el que fueron presentes como testigos, Don José Riera, Vicario primero de esta iglesia Parroquial, el Doctor Don Antonio Lobregat, segundo Vicario de la misma, el Doctor Don Joaquín Prats, Ecónomo, Don Luis Salinas y Don Francisco Mira y otros diferentes vecinos de ella y lo firmo el dicho Sr. Juez con los citados Oficiales de Justicia y testigos presentes que supieron, de todo lo cual, yo el Escribano, Doy Fe "



AGREDECIMIENTO


Este documento ha sido copiado de una FOTOCOPIA cedida el día 12 de Agosto del 2003 por un buen AMIGO de PINOSO - JOSE LUIS BROTONS. Desde la tierra, para siempre, mi cariño y amistad de amigo.  


RUEGO

Si alguien tuviera el acta completa, le agradecería me remitiese una copia con el fin de recuperar las dos líneas perdidas

Reservados todos los DERECHOS
Regreso al contenido