Día Todos los Santos - Informacion de Pinoso. Noticias diarias de Pinoso

Vaya al Contenido

Día Todos los Santos


UN CAMPO SANTO CON HISTORIA

Estamos a las puertas de la celebración de Todos los Santos y en estas fechas cientos de personas acuden al campo santo, como es tradición, para visitar a sus familiares queridos.

Pero este sábado 31 de octubre, varios pinoseros han tenido la oportunidad de ver con otros ojos este lugar de culto. Un espacio lleno de historia, arte e incluso misterios. Las Concejalías de Cementerio, Cultura y Fiestas han organizado una actividad pionera en el municipio, unas visitas guiadas para mostrar desde otra perspectiva el lugar donde descansan nuestros seres queridos. Dónde se encuentran enterrados personajes ilustres y familias importantes de la localidad. Distintas costumbres en el enterramiento o las diferencias sociales y religiosas, hechos que marcaron nuestro pasado y nuestro presente.

La archivera municipal, Clara Isabel Pérez, ha sido la encargada de desvelar algunas curiosidades o misterios que guarda el campo santo. En el cementerio que fue inaugurado el 29 de julio de 1912, se pueden encontrar nombres comunes como Francisco o José, y algunos ya desaparecidos como Nereo o Ananías.

Se tiene constancia de dos camposantos precedentes, que estaban ubicados en la propia iglesia parroquial y en el Jardín Municipal. El actual Cementerio Municipal, estaba previsto construirse en la Vereda del Prado, aunque finalmente se determina por distintos factores, su actual ubicación. El coste de la adquisición de terrenos, paredes y pabellón del sepulturero costo 14.600 ptas. Solicitaron no subastar la obra para dar trabajo a la clase obrera.

Nuestro cementerio también dispone de una Sala de Autopsia, que aún se conserva en perfectas condicione.

El Limbo estaba situado en la zona derecha del campo santo, en origen se construyó como entrada para los no católicos ni bautizados, siendo sellada años después. En ese mismo lugar se creó una zona ajardinada donde eran enterrados los bebes no bautizados. En esta misma zona se hallan lápidas con epitafios muy curiosos o de distintos estilos.

Las catacumbas, aunque hoy en día están casi vacías, todavía perduran algunas tumbas, como el de Ananías, primer enterramiento de este camposanto. Sobre ellas se construyeron en la década de los ochenta nuevos nichos. La entrada está marcada con una cruz en la pared.

El grupo se ha mostrado en general muy sorprendidos por la cantidad de curiosidades que guarda el camposanto, la peculiaridad de algunos nichos o epitafios. Pero sin duda, lo que más les ha llamado la atención, ha sido el Limbo, todavía un misterio para muchos pinoseros.

Reservados todos los DERECHOS
Regreso al contenido