Información Dietética - Informacion de Pinoso. Noticias diarias de Pinoso

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Información Dietética

Prensa

Esta web tiene como objetivo ayudarle a mejorar su SALUD y la de los suyos, los consejos que damos son todos basados en opiniones de especialistas y de personas que habiendo puesto en práctica el consejo han percibido una mejora de su salud. El consejo no puede ser un diagnóstico a su problema, el problema debe ser diagnósticado y tratado única y exclusivamente por su médico. El consejo que damos debe ser considerado como una GUIA ESTANDAR para mejorar,  los casos concretos deben ser tratados, repetimos, por su médico.

La INFORMACIÓN y los CONSEJOS SANITARIOS, pueden ayudarle a mejorar su SALUD







Mª Ángeles Sánchez, va a ser la responsable en está especialidad, en responder a cuantas dudas o preguntas tengáis, para ello, os podéis dirigir directamente a su email.  Informaros que todos los meses, publicaremos uno de sus artículos, así pues, recoméndamos hacerle, por su experiencia y buen hacer en está materia, un seguimiento.


CUIDARNOS ANTES DE NAVIDAD.    Mª Angeles Sánchez . Dietista- Nutricionista


La  Navidad se encuentra cada vez más cerca nuestro y sabemos que la gran cena de celebración se caracteriza por ricos platos, variados y generalmente, en grandes cantidades, lo cual determina un alto consumo. La mayor parte de la población se prepara para la abundante cena restringiéndose los días previos, sin embargo esta no es la mejor opción, sino que a continuación te contamos cómo debe ser la dieta previa a la Navidad.

La dieta previa a la Navidad

La alimentación que llevamos los días previos a las cenas festivas puede condicionar grandemente nuestra conducta alimentaria en el evento propiamente dicho, por eso, debemos tener en cuenta las características de la dieta previa a la Navidad de manera de disfrutar de la celebración sin descuidar la salud ni sentirnos mal posteriormente.

En primer lugar, “reservar el consumo” para la gran cena no es una actitud conveniente, es decir, el día de la celebración es conveniente comer como en un día habitual, sin saltear comidas y mucho menos ayunando o bebiendo sólo líquidos para después en la cena comer de todo y en grandes cantidades.

Esta actitud también se traslada a los días previos a la Navidad, en los cuales no es recomendable llevar una dieta estricta protagonizada por prohibiciones alimentarias o en la cual haya una severa restricción de calorías, pues en ambas situaciones favorecemos el enlentecimiento de nuestro metabolismo lo que implica menor gasto calórico posterior y además, promovemos el aumento de los deseos por comer así como de señales fisiológicas de hambre, entonces estamos promoviendo un descontrol alimentario el día que nos liberamos de la restricción dietaria, es decir, en la cena de Navidad.

Entonces, la dieta previa a la Navidad no debe ser alocada, no debe ser una dieta milagrosa ni mucho menos pobre (muy pobre) en calorías de manera que pasemos hambre, sino que debe ser una dieta sana, pero equilibrada, podemos reducir un poco las calorías si intentamos perder peso, pero sin llegar a extremos.

Por el contrario, tampoco es conveniente adelantarnos a la celebración y comenzar desde ahora a comer dulces, platos típicos, turrones y demás, pues si bien no se reducirá el metabolismo ni llegaremos desesperados de hambre y ganas de comer a la gran cena, cogeremos unos kilos y además, culminaremos las fiestas con malestares de todo tipo, entre ellos, emocionales, estomacales, intestinales y otros.

Consejos para la dieta previa a la Navidad

Teniendo en cuenta las premisas antes dichas, podemos enunciar los siguientes consejos para que la dieta previa a la Navidad nos permita un mayor control en la cena de Nochebuena, Nochevieja …sin dejar de disfrutar y sin perder de vista la salud:

• Limita las calorías líquidas: reduce el ingreso de calorías vacías al cuerpo mediante bebidas azucaradas o con alcohol. Las bebidas alcohólicas mejor beberlas en escasas cantidades y en lo posible, no a diario.

• No recurras a dietas o productos milagro: tanto las pastillas, batidos, aparatos como las dietas milagro, son únicamente un engaño al consumidor, pues por un lado gastamos gran cantidad de dinero y tiempo en este tipo de estrategias y por otro, lo único que hacemos es estropear nuestra salud y prepararnos para una alteración en el metabolismo que probablemente condicione nuestra conducta alimentaria así como nuestra salud emocional, que suele ser muy dañada ante el famoso efecto rebote.

• Planifica y organiza: la planificación flexible de menús semanales así como la organización con las comidas facilitan el logro de una dieta sabrosa, placentera y saludable, por lo tanto, procura planificar comidas variadas, en porciones adecuadas, y con gran cantidad de nutrientes además de calorías. Evita las calorías vacías.

• No saltes comidas y evita el picoteo: el picoteo o el comer parado o sentado mientras miramos televisión o estamos frente al ordenador no es buena conducta, pues estas ingestas no sacian, no se registran y si agregan calorías. Además, evita saltar comidas enteras porque el nivel de hambre se incrementa y nos preparamos para una ingesta mayor.

• No te prohíbas: intenta disfrutar de aquellos bocados que más te gustan y aunque no debes perder el control de la cantidad y la frecuencia, cuando desees comer un dulce, no te lo prohíbas, sino que come un dulce pequeño, despacio y saboreándolo para disfrutarlo más y calmar de manera efectiva los deseos de comer.

Con estos consejos y sin tomar medidas extremas, podrás llevar una adecuada dieta previa a la Navidad de manera de lograr un consumo razonable, placentero y sin consecuencias negativas para la salud en las próximas fiestas.

Mª Angeles Sánchez , Nutricionista



ALIMENTACION SANA PARA NIÑOS EN PRIMAVERA.


Hay un refrán que dice "la primavera, la sangre altera". Algunos se quedan más nerviosos, mientras otros experimentan una astenia que se traduce por una sensación de debilidad y de decaimiento que nos ocurre principalmente al principio de la primavera. Pero todo eso no quiere decir que no podamos sacar buen partido de esta estación.

Los colores y la buena luz que nos trae la primavera nos invita a salir de casa, y a disfrutar de la vida, de nuevos olores y sabores que salen de la cocina en primavera. Los buenos y frescos alimentos que nos da la estación nos llenarán de vitaminas. Nutrirse con productos frescos es siempre básico, pero en estos meses además puede ser delicioso. Verduras, frutas, pescados y legumbres están en su mejor momento.

Los mejores alimentos de la primavera a los niños

Si vas al mercado en esta época, podrás observar que hay un enorme surtido de alimentos. En primavera, podemos encontrar casi de todo. Desde judías verdes, hasta fresones, o una tierna carne de cordero, la estrella de la temporada:

1. Frutas: Fresón, fresas, gran variedad de pera, cereza, fresquilla, limón, manzana, plátano, frambuesa, ciruelas, pomelo, piña, níspero.

2. Verduras: Acelga, alcachofa, berenjenas, berro, ajos, apio, cebolleta, espárragos, espinacas, haba fresca, gran variedad de lechugas, zanahoria.

3. Pescados y mariscos: congrio, merluza, bacalao, arenque, atún, bonito, anchoa, centollo, calamar, gamba.

4. Aves y caza: Aparte del cerdo, pato, pollo, cordero, que pueden ser encontrados durante todo el año, podemos consumir pularda, capón, codorniz, oca, ganso, pavo, cordero pascual.


Dieta primaveral

La dieta de los niños en primavera es importante. Conviene que en esta temporada que antecede al verano, proporcionemos a nuestros hijos las vitaminas tan necesarias para su crecimiento. Con el calor que ya está a la puerta, los niños suelen hacer más ejercicios físicos, con lo cual necesitarán de más energía y calorías para mantenerse firmes. Os proponemos una dieta para enfrentar la primavera:

1. El desayuno. La leche es un alimento básico en cualquier dieta. Pero también se puede sustituir por leches vegetales que sientan mucho mejor. Existen preparados solubles de cereales o de cacao, los niños tendrán sus energías renovadas. El pan, así como las galletas, cereales, son también básicos. Si puedes utilizar los que aportan más fibra, mejor. Es aconsejable incluir algo de fruta al desayuno, alguna pieza o zumo de naranja, o batido de fresas.

2. Las comidas. Cuánto más verde en las comidas, mejor. Eso significa empezar cada comida con una ensalada de lechuga, espinacas, o simplemente con tomates, maíz, etc. Las verduras frescas y legumbres también son aconsejables para acompañar carnes, pescados o huevos.

3. Las cenas. Cuanto más ligeras, mejor. Un caldo vegetal o un puré de verduras es la mejor manera para empezar una cena. Además, las hortalizas son bienvenidas. Se puede preparar una nutritiva ensalada a base de lechuga, zanahoria, remolacha, tomates, espárragos, canónigos, pepino, y otros vegetales. Si el niño come eso de primero, un filete empanado después, le vendrá de maravilla. No se debe olvidar de la hidratación. Beber mucho agua, lo que favorecerá a la función renal e intestinal. Entre horas se puede permitir dos picoteos a base de frutos secos, macedonia de frutas, yogures, batidos de fruta, leche, etc.


Mª ANGELES SÁNCHEZ

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista de INSVACOR (Instituto Valenciano del Corazón)

PARA CONSULTAS



Reservados todos los DERECHOS
Regreso al contenido | Regreso al menu principal